Novedades

EL HURACAN, DESDE EL CORAZÓN DEL CIELO

Jun Raqan es el nombre de una fuerza portentosa que significa gigante, tormenta que puede arrasar lo que encuentra a su paso. En el diccionario de la Real Academia Española se encuentra que huracán viene de un término Caribe y se dice que es “un pueblo que en otros tiempos dominó parte de las Antillas”; sin embargo, una propuesta interesante es la de Daniel Brinton, quien en un estudio de 1890 argumenta que la palabra huracán proviene de iroucan, jeroucan, hyorocan, y que es el término asociado a Jun Raqan. De ahí que de los idiomas mayas la palabra huracán pasó a las Antillas y luego a los idiomas indoeuropeos.

U’K’ux Kaj, El corazón del cielo. Es una de las siete direcciones para los Maya K’iche’, representativo de lo que acontece en la atmósfera terrestre, controla el viento, las nubes y el paso de la energía solar y los rayos eléctricos que atraviesan las tormentas. También es uno de los dioses creadores que en la cosmovisión Maya, participó de los tres intentos de crear a la humanidad. El causó la gran inundación después de que la segunda generación de humanos hicieron enojar a los dioses. Su nombre, Con una pierna, sugiere que se relaciona con el dios K de la iconografía maya posclásica, una deidad del relámpago con una pierna humana y una con forma de serpiente. 


DIOS K - BOLÓN DZ’ACAB 

El dios K es científicamente conocido como El dios de la nariz adornada. El dios-tormenta, cuya trompa, como la de Kukulcan, intenta representar el estallido de la tempestad. Pero observamos ciertos signos estelares en conexión con K, que podrían probar que de hecho es uno del grupo Quetzalcoatl. Sus características se van a encontrar constantemente en los pánicos y las esquinas de las ruinas de los santuarios de América Central, y ha llevado a muchos a creer en la existencia de un dios con la cabeza de elefante, por cuanto su hocico a un tronco es simplemente una chimenea a través de la que emitía un ventarrón sobre sus dominios: como muestra un cuidadoso estudio de las pinturas el viento se representa como saliendo del hocico en cuestión. Al mismo tiempo, el hocico se puede haber modelado copiando del tapir. El dios-lluvia Chac se distingue en el manuscrito maya por una nariz peculiarmente larga, curvada sobre la boca, y si en las otras formas del dios-lluvia al que, según parece, creo que el tapir que fue utilizado de igual forma como Choc, el dios-tormenta maya pertenece el nombre de Bolon Zacab la nariz se ensancha y expele viento y tempestad. 


LEAF Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.