Novedades

BACHUE MAS QUE UNA LEYENDA


El culto a Bachue aún prevalece por más de cuatro siglos de occidentalización, colonización y enseñanza y adopción de una lengua y una religión extrañas, pues sobrevive en forma discreta y a veces clandestina e inconsciente en nuestros días entre los mestizos del altiplano cundi-boyacense, el pie de monte llanero y los Santanderes. La laguna de Iguaque es cuidada con celo por los habitantes del pueblo de Iguaque y allí todavía los campesinos celebran secretamente algunos rituales. 

Cuadro homenaje a Bachue de Luis Alberto Acuña en su Casa Museo en Villa de Leyva


Bachue es la personificación de la fertilidad y la abundancia de la Madre Tierra, en cuevas de Boyacá se encuentran Petroglifos que cuentan claramente la historia de la descendencia Muisca. Según los cronistas que lograron escuchar de primera mano las narraciones, en estas tierras vivía la "gente gato montés". Ellos habían logrado importantes modos de asociarse y construir refugios para sobrevivir y dominando y haciéndose fuerte entre el resto de habitantes. Fue entonces cuando Bachue llegó proveniente de la laguna de Iguaque con un pequeño varoncito en sus brazos.             
Para los muiscas la imagen de Bachue está relacionada con lo placentero, lo agradable, la buena comida, el abrigo, el techo, el fuego casero,  el placer sexual, la múcura de chicha y la olla de las viandas. 


En si ella es un ejemplo magnifico de la maternidad sin tensiones, con cada parto, de su vientre nacían varios bebes que poco a poco fueron poblando estas tierras. Bachue está compuesto por el morfema VA o FA que significa digno, pleno, prominente y Chue que significa seno.   esto Traduciría "la de los dignos pechos". De este modo se hizo recordada como  Furachogue que significa mujer buena. Es así también como llamaba a la tierra negra de cultivo, la que da origen a la vida y las especies dadoras de alimentos y a ellas, en el símbolo unificado de Madre Tierra se rinde culto y se le dan los alimentos y fuerzas necesarios en los sacrificios y ofrendas de la fertilidad, los cantos del cultivo y la cosecha, los rituales de correr la tierra y las ceremonias del despertar de la fertilidad y los rituales sexuales del inicio de la siembra.                             

Los dos nombres o advocaciones que los muiscas dieron a esta potencia simbolizan el valor cultural y espiritual de la esencia femenina. El modelo para las mujeres era de madre buena y trabajadora, imagen y semejanza de Bachue, símbolo eminente de la tierra y de la múcura. 


Este concepto es fundamental para comprender la cultura natural en la que ellos vivían. Todo lo que sembraban, ofrendaban y transformaban en la tierra era un acto sagrado más parecido a una relación amorosa que a oficios lucrativos. Los frutos, así como los hijos, son la manifestación física de ese amor. 

 Posteriormente con la colonización estas tradiciones fueron cambiando y se prohibía el culto a lo femenino a menos que fuera en nombre de la virgen Marìa. De esta manera fueron construyendo templos en los lugares sagrados donde se invocaba y se hacían ofrendas a la energía femenina. 



LEAF Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.