Novedades

Insectos que elevan el metabolismo de plantas.

Es posible que los sistemas ancestrales de cultivo, resultado de la coevolución entre las sociedades autóctonas y sus ecosistemas locales, utilicen mecanismos ecológicos aun desconocidos para la ciencia. Sistemas que no solo disminuyen los problemas de plagas, sino que incrementen las cosechas.

Aunque el maniqueísmo científico, pone en duda los comportamientos no sustentados, la sabiduría de los indígenas que conservan su chagra y su modo de vida orgánico pueden asegurar la transformación que ocurre en sus plantas según el lenguaje que manejan entre si. La planta avisa, demuestra y cambia para dar a entender algo al hombre. Así este toma acciones que son de gran importancia para la subsistencia de su familia y su casa. Hablar con los animales y con las plantas es uno de los misterios que en estos últimos tiempos vamos superando y comprendiendo como parte de nuestra naturaleza electromagnética.


Existe un insecto fitófago que puede tener efectos favorables en la cosecha. Esto ocurre mediante la interacción con la fisiología de la planta. Es posible que la larva expulsa una sustancia que actúa como un inductor del metabolismo primario y del traslado de los metabolitos a los tubérculos. Estas interacciones complejas entre la planta y el insecto no pueden ser explicadas en el marco de la lógica reduccionista de la ley del mínimo. Bajo esa lógica simplista, un fitófago solo puede tener efectos negativos en la planta. 


Hay científicos que nos demuestran que la realidad puede ser mucho mas compleja. Nos enseñan que las interacciones pueden trascender lo evidente, que pueden afectar la fisiología de la planta a un nivel imposible de interpretar en el marco del reduccionismo. Estos resultados son fácilmente comprensibles cuando se transciende el reduccionismo y se interpreta la relación entre la planta y el insecto desde un punto de vista coevolutivo. 



El trabajo cooperativo de los insectos, que sobreviven gracias a sus comportamientos sociales es otro ejemplo de esta interacción. 
Los insectos"difícilmente sobrevivirían en solitario".
Por ello, establecen fuertes lazos comunitarios que les permiten crear escudos, abrir caminos, beneficiarse del trabajo de otros insectos e incluso construir puentes artificiales.


Estos resultados también nos muestran el alcance real del manejo ecológico de plagas. Este manejo se fundamenta en el diseño de agroecosistemas con mecanismos de autorregulación en donde se aumenta o se disminuye la densidad poblacional de ciertas especies. Es decir, en este esquema no se plantea eliminar especies, sino incluirlas en sistemas que mantengan controladas sus densidades. 




 Explicamos esto con las palabras de un anciano indígena que decía:  "yo no siembro solo para la familia mía, también hay que sembrar para el gusano."



El ejercicio de regar las plantas, cantarles hablarles no es un acto extraño, es la capacidad de cultivar en nuestra vida una sensibilidad natural a los comportamientos de nuestros animales y plantas cercanas como una forma de ser consecuentes con las funciones y beneficios que nos dan la naturaleza.   



LEAF Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.