Novedades

La Gran escultura de Caballo Loco


Caballo Loco fue jefe de la tribu sioux durante la segunda mitad del siglo XIX. Perteneció a la etnia lakota oglala. Tasunka Witco, en lengua lakota viene de un sueño que tuvo con un caballo salvaje. 

Alcanzó fama notable por el hostigamiento al que sometió al ejército de la incipiente nación estadounidense. Excelente estratega, el mayor éxito de su carrera militar lo consiguió en junio de 1876, cuando liberó a varios guerreros infligiendo una derrota sobre las fuerzas superiores del general George Crook en la batalla del río Rosebud. Batalla a la que se encadenó la de Little Bighorn, donde Custer y su compañía entera fueron aniquilados. 



Pero estas victorias no fueron suficiente para expulsar al hombre blanco de tierras sioux. La presión de los colonos era mucha y se tradujo en el Tratado de Fort Laramie en 1865 en el que se asignó a cheyennes y lakotas territorios que pasaban a jurisdicción propia. Lejos de acatar el tratado, Caballo Loco marchó con su pueblo fuera de la reserva sioux e intentó recuperar el territorio perdido.  




A las pocas semanas, el cinco de septiembre de 1877, fue asesinado a ballonetazos. Según cuenta la leyenda, Caballo Loco fue enterrado por su familia en una tumba sin distinción en un escondido arroyo llamado Wounded Knee (rodilla herida), el mismo lugar donde trece años más tarde, trescientos hombres sioux, mujeres y niños fueron asesinados por las tropas de vanguardia norteamericanas.

Su vida está llena de contradicciones, interpretaciones erróneas y de controversias. Las leyendas que se cuentan sobre él aún en estos tiempos lo hacen uno de los seres más enigmáticos de la historia india de las llanuras. El se preocupó tanto por evitar el contacto con los blancos fuera las batallas, que de él no existe ninguna fotografía o dibujo que se considere cierta; a diferencia de otros grandes jefes indios, rechazó viajar a Washington y hablar con los periodistas. Pero es un icono para los indios norteamericanos. 



En una montaña cerca de Rapid City en Dakota del Sur.  La construcción del monumento comenzó en 1948, y todavía hoy dista mucho de estar concluido. El escultor hizo un boceto que llegó al alma a los sioux: Caballo Loco, a lomos de su corcel y apuntando con el brazo izquierdo a las tierras donde yacen sus muertos. Korczak se decide a tramitar los permisos y de cierta forma colonizar su montaña con el mismo espíritu de los buscadores de oro del lejano Oeste. Para iniciar un sueño que llevará años en ser terminado. 

 “Cualquiera podía solicitar los derechos de explotación minera en las Black Hills y ser de hecho ‘dueño’ del terreno, con tal de que realizara en él cada año trabajos tasados en 100 dólares. Korczak consideraba irónico que al gobierno no le preocupara que la montaña se convirtiera en la estatua ecuestre de un indio, siempre y cuando él hiciera las labores anuales requeridas”.

La estatua tendrá una anchura de 641 pies, y una altura de 563 pies. La cabeza de Caballo loco será de 87 pies de altura.  Cuando se finalice, será la estatua más grande del mundo.

Los representantes de esta nación tienen intención de poner en marcha su propia administración, con su pasaporte y su carné de conducir. "Nuestra gente quiere vivir, no sólo sobrevivir, arrastrarse o ser mascotas", señaló Phyllis Young, otro de los activistas que ha dado la cara para explicar su particular declaración de independencia.  En esta montaña que es actualmente un atractivo turístico, también funciona el Museo Indio de Norte América, y el Centro Cultural Nativo Americano. 

LEAF Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.