Novedades

La Cerámica más Grande del Mundo Casa Terracota

Casa Terracota es un espacio localizado en Villa de Leyva (Boyacá, Colombia) en donde se funden la arquitectura y el diseño, así como las demás artes y oficios; ya que, desde su origen y concepto, el arquitecto colombiano Octavio Mendoza Morales busca promover un estilo de vida alternativo y armónico tanto para el individuo y la comunidad, como para el medio ambiente circundante.  Entrevista con el creador de esta obra Arquitectónica en:

www.casaterracota.com

Aparte de ser la cerámica más grande del mundo, Casa Terracota es un espacio localizado en Villa de Leyva (Boyacá, Colombia) en donde se funden la arquitectura y el diseño, así como las demás artes y oficios; ya que, desde su origen y concepto, el arquitecto colombiano Octavio Mendoza Morales busca promover un estilo de vida alternativo y armónico tanto para el individuo y la comunidad, como para el medio ambiente circundante.


Arquitectura, Haciendo la tierra habitable.


Entre otras cosas, él sugiere que el acto de “habitarlo” no sólo implica ocupar los espacios interiores de la casa, sino también relacionarse con aquellos exteriores y aledaños; por lo tanto, a través de su sistema de construcción y correspondiente filosofía, invita a acoger dinámicas innovadoras que transforman desde el proceso mismo del diseño y la construcción hasta su misma ocupación, invitando entonces a crear un vínculo más estrecho entre los espacios y su(s) residente(s).


Con el fin de resolver interrogantes e inquietudes sobre este excepcional lugar, así como dar a conocer un poco más de detalles al respecto, publicamos a continuación una entrevista realizada recientemente al arquitecto Mendoza:


1. Cuéntenos, arquitecto, ¿en sus palabras qué es Casa Terracota?

A ver, básicamente, Casa Terracota es el símbolo de mi propuesta: un proyecto de construcción que—apoyándose en los cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego)—convierte la tierra en arquitectura habitable, al tiempo que produce objetos funcionales que participan del proceso de cocción mientras se transforman en piezas útiles para la vida cotidiana de los residentes del espacio. Una vez finalizados los pasos de construcción y quema, dichos elementos se utilizan como parte de los acabados o se ofrecen como productos aptos para la venta o el trueque, permitiendo así a los propietarios recuperar parte importante de la inversión realizada en el proyecto. Esto convierte al sistema en una opción de construcción autosostenible, ya que no sólo suple las necesidades de vivienda de sus habitantes, sino que también ofrece a toda la comunidad vecina la posibilidad de estrechar lazos y crear microempresas de mayor alcance y beneficios compartidos.

Adicional a lo anterior, Casa Terracota es un espacio destinado a la experimentación arquitectónica y artística en donde—apoyándome de nuevo en esos mismos cuatro elementos—se generan propuestas alternativas de uso y decoración de los espacios que la conforman, teniendo siempre como pilar el que sean amables con el medio ambiente.

Es por esto que Casa Terracota recoge y promueve la práctica de las distintas artes y oficios como lenguajes y caminos de vida de todos los seres humanos; para esto, se ha convertido también en sede de talleres y/o visitas particulares a través de los cuales comparte su conocimiento con todos aquellos interesados en el tema.





2. Bueno y ¿cómo y cuándo surge Casa Terracota como idea?

Pues, desde niño vi convertir la tierra en diversos sistemas de construcción; entre ellos estaban la tapia pisada, el adobe, el bahareque, el ladrillo o el bloque. Un poco más adelante, ya como arquitecto de profesión, noté cómo las ciudades y sus edificios están construidas por millones de ladrillos cocidos, cómo las cadenas de consumo obligan a adquirir esa materia prima a precios elevados, y cómo el diseño final que se le da a ese material restringe el uso de los espacios y, por consiguiente, la vida que allí dentro se desarrolla.

Varios años de reflexionar al respecto me llevaron a concluir que debía haber otras maneras de relacionarse tanto con los espacios como con los materiales que los construyen. Decidí entonces darle un giro a esas técnicas, buscando utilizar el elemento tierra para crear, construir o producir todo aquello que consideramos necesario para vivir, protegernos, descansar o recrearnos. Fue así como nació la idea de vivir dentro de un sólo ladrillo; uno en donde se produce y alberga todo eso que nos resulta necesario para habitar y disfrutar de ese mismo espacio.



3. Y, luego de estos años de experiencia, ¿cuáles cree usted que son las ventajas de aplicar este sistema?

¡Muchas! Mencionaré algunas: para empezar, que utilizamos los recursos del sitio independientemente de su ubicación geográfica, levantando la construcción con las manos y ayudándonos con herramientas agrícolas—tal y como se hace con una gran pieza de cerámica o de alfarería. La tierra, en su estado maleable, sube poco a poco; ella misma cierra, seca y forma todo lo que requiere un ser humano para llevar una vida confortable y funcional. Es decir que también permite, a nuestra manera, alcanzar todo eso que hoy en día se consigue adquiriendo un apartamento hecho de ladrillos, para el que se ha necesitado comprar no sólo cientos de esos bloques sino también cantidades innombrables de objetos fabricados de forma independiente y a un costo considerablemente superior.

La segunda ventaja es, precisamente, que los objetos producidos tienen un diseño personalizado que varía para así ajustarse a las necesidades de quien(es) lo habita(n)—sea vivienda, recreación, culto o también industria. Cualquiera. Tercero, que el elemento tierra es térmico, por lo que guarda la energía del sol para las horas mas frías.

Cuarto, que por ser un sistema que aprovecha los procesos de la naturaleza provee opciones distintas para coexistir con ese mismo medio ambiente: por ejemplo, en lugares como California sería la respuesta para sobrevivir a los incendios que azotan la región. Tras un incendio, con este sistema sólo se perderían los artículos pues las construcciones en sí resistirían a la inclemencia del suceso y, de hecho, éstas adquirirían más resistencia como estructura gracias al calor. (¡Recuerde que esta es la única arquitectura que necesita quemarse!). Piense usted: en lugares desérticos (que los hay en todo el mundo) la tierra es perfecta para este tipo de arquitectura, ya que no necesitaría ni siquiera cocerse; ¡se podría dejar en crudo! Si los constructores se dieran cuenta de eso podríamos proveer vivienda a muchas más familias con bajos recursos, al tiempo que habitar el planeta de manera más divertida y amable.



4. Pero, entonces, ¿depende el sistema de tener gente calificada en él para poder implementarse?

Creo fielmente que todo ser humano está calificado para construir de esta manera, independiente de su edad, nacionalidad, género, cultura o demás rasgos distintivos. Diría que simplemente se necesita capacitación para aprender a manejar y optimizar los materiales, algo que siempre puede lograr en la misma Casa Terracota. De hecho, gracias a esa capacitación nuestro sistema ha trasformado y transforma campesinos u obreros en artesanos o incluso artistas.

Como bien dijo alguna vez un médico colombiano: “un obrero es aquel que trabaja con sus manos; un artesano el que trabaja con sus manos y su inteligencia; pero, un artista es el que trabaja con sus manos, su inteligencia y su corazón”. Al darle a un ser humano la posibilidad de superarse y crear libremente a través del arte, éste siempre terminará involucrando su corazón en el proceso.


5. Ya para cerrar, nos compartiría ¿qué sigue ahora en la vida de Casa Terracota?

Casa Terracota es un proyecto de vida; por lo tanto, nunca terminará. Se seguirá trabajando, enseñando y aprendiendo. Lo haremos tanto nosotros como todos aquellos quienes nos visiten.
Casa Terracota es un punto de encuentro creado para y abierto a todas las manifestaciones artísticas, artesanales y/o humanas. Esto hace que su meta por alcanzar sea tanto atemporal como globalmente relevante.





LEAF Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.